Cargando...

OrtopediaTraumatologíaFisioterapia

Nutrición Preventiva

Cuando hablamos de nutrición, muchas personas lo asocian con “estar a dieta”. Pero la nutrición, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades nutricionales del organismo, en este sentido, del ser humano. Debemos de tener claro que NINGUN alimento y/o bebida por sí mismo es capaz de aportar todos los nutrientes y en cantidades necesarias para estar sanos. Por ello se habla de llevar una alimentación balanceada y saludable, para estar sanos y como método de prevención.

La Nutrición Preventiva es una herramienta eficaz para frenar o disminuir la aparición de enfermedades que aparecen como respuesta a una deficiencia o mal hábito alimenticio. Esta incluye estilos de vida saludable, educación alimentaria y nutricional, procurar tener un sueño adecuado, manejo de emociones, entre otros.

La Nutrición Preventiva sirve para adquirir buenos hábitos en general, no sólo alimenticios. Mediante una Nutrición Preventiva se educa al individuo, para que adquiera una forma sana de comer con alimentos frescos, locales y mínimamente procesados. Se educa al individuo en cuidar su cuerpo, brindándole los nutrientes (vitaminas y minerales) necesarios para su buen funcionamiento. Además de tener un sueño adecuado, aprender a manejar emociones y sentimientos, darle importancia a la salud mental. Realizar algún tipo de actividad física para liberar estrés y emociones diarias. En general, se educa en todos los aspectos relacionados o vinculados a un estilo de vida saludable para evitar la presencia de enfermedades no deseadas relacionadas con una mala alimentación, como lo son las Enfermedades Crónicas no transmisibles (ECNT).

Objetivos de la Nutrición Preventiva

  1. Solucionar molestias digestivas: acidez, mala digestión, flatulencia, estreñimiento, intolerancias alimentarias, etc.

  2. Prevenir y/o corregir problemas sanguíneos como la anemia.

  3. Retrasar patologías óseas, tales como la osteoporosis.

  4. Ser de ayuda en enfermedades degenerativas, ya que una adecuada alimentación influye en el organismo en su conjunto.

  5. Regular y mejorar problemas como el estrés y la ansiedad.

  6. Reducir problemas como el insomnio.

  7. Evitar otras enfermedades crónicas no transmisibles, como la obesidad, diabetes, algunos tipos de cáncer, problemas cardiovasculares, problemas con el colesterol o la presión arterial, entre otros.


¿Qué es una Alimentación Saludable?

Se puede decir que, es aquella pauta dietética que incluyen alimentos que aportan nutrientes suficientes al organismo para ayudarle a realizar sus funciones correctamente, sin perjudicar la salud. Para prevenir la aparición de enfermedades o mejorar su sintomatología y/o pronóstico. Además de mejorar la calidad de vida.

Se puede decir que, es aquella pauta dietética que incluyen alimentos que aportan nutrientes suficientes al organismo para ayudarle a realizar sus funciones correctamente, sin perjudicar la salud. Para prevenir la aparición de enfermedades o mejorar su sintomatología y/o pronóstico. Además de mejorar la calidad de vida.

Se trata pues de llevar una alimentación a base de alimentos frescos, naturales y principalmente de origen vegetal, y que sean lo menos procesados posibles.

Es aconsejable llevar una alimentación variada, en la que se ingieran alimentos de todos los grupos de alimentos, en donde el tipo de alimento sea diferente cada vez que sea posible y variado en color, especialmente las frutas y las verduras, ya que cada color aporta diferentes nutrientes.

Características de una alimentación sana

  1. Completa: que aporte todos los nutrientes (vitaminas, minerales, energía, agua, etc.).

  2. Equilibrada: en cuánto a todos los grupos de alimentos (7 grupos de alimentos: frutas, verduras, cereales o carbohidratos, carnes o fuente de proteína, lácteos y derivados, grasas y azúcares).

  3. Suficiente: en cantidades necesarias para satisfacer las necesidades de la persona en las diferentes etapas de la vida y estados de salud.

  4. Adaptada: para cada persona según edad, requerimientos nutricionales, actividad física y estado de salud.

  5. Variada: tanto en fuente de alimentos, como en colores.